lunes, 23 de enero de 2012

Cuentos para educar en valores

La economía de la sonrisa

Había una vez un rey sabio y bueno que observaba preocupado la importancia que todos daban al dinero, a pesar de que en aquel país no había pobres y se vivía bastante bien.
- ¿Por qué tanto empeño en conseguir dinero?- preguntó a sus consejeros. - ¿Para qué les sirve?
- Parece que lo usan para comprar pequeñas cosas que les dan un poco más de felicidad - contestaron tras muchas averiguaciones.
- ¿Felicidad, es eso lo que persiguen con el dinero? - y tras pensar un momento, añadió sonriente. - Entonces tengo la solución: cambiaremos de moneda.
Y fue a ver a los magos e inventores del reino para encargarles la creación de un nuevo aparato: el portasonrisas. Luego, entregó un portasonrisas con más de cien sonrisas a cada habitante del reino, e hizo retirar todas las monedas.
- ¿Para qué utilizar monedas, si lo que queremos es felicidad? - dijo solemnemente el día del cambio.- ¡A partir de ahora, llevaremos la felicidad en el bolsillo, gracias al portasonrisas!
Fue una decisión revolucionaria. Cualquiera podía sacar una sonrisa de su portasonrisas, ponérsela en la cara y alegrarse durante un buen rato.
Pero algunos días después, los menos ahorradores ya habían gastado todas sus sonrisas. Y no sabían cómo conseguir más. El problema se extendió tanto que empezaron a surgir quejas y protestas contra la decisión del rey, reclamando la vuelta del dinero. Pero el rey aseguró que no volvería a haber monedas, y que deberían aprender a conseguir sonrisas igual que antes conseguían dinero.
Así empezó la búsqueda de la economía de la sonrisa. Primero probaron a vender cosas a cambio de sonrisas, sólo para descubrir que las sonrisas de otras personas no les servían a ellos mismos. Luego pensaron que intercambiando portasonrisas podrían arreglarlo, pero tampoco funcionó. Muchos dejaron de trabajar y otros intentaron auténticas locuras. Finalmente, después de muchos intentos en vano, y casi por casualidad, un viejo labrador descubrió cómo funcionaba la economía de la sonrisa.
Aquel labrador había tenido una estupenda cosecha con la que pensó que se haría rico, pero justo entonces el rey había eliminado el dinero y no pudo hacer gran cosa con tantos y tan exquisitos alimentos. Él también trató de utilizarlos para conseguir sonrisas, pero finalmente, viendo que se echarían a perder, decidió ir por las calles y repartirlos entre sus vecinos.
Aunque le costó regalar toda su cosecha, el labrador se sintió muy bien después de haberlo hecho. Pero nunca imaginó lo que le esperaba al regresar a casa, con las manos completamente vacías. Tirado en el suelo, junto a la puerta, encontró su olvidado portasonrisas ¡completamente lleno de nuevas y frescas sonrisas!
De esta forma descubrieron en aquel país la verdadera economía de la felicidad, comprendiendo que no puede comprarse con dinero, sino con las buenas obras de cada uno, las únicas capaces de llenar un portasonrisas. Y tanto y tan bien lo pusieron en práctica, que aún hoy siguen sin querer saber nada del dinero, al que sólo ven como un obstáculo para ser verdaderamente felices.

Excursión a la feria

Mis papás me despertaron por la mañana y me llevaron a una feria donde había atracciones y animales.
Estaba emocionada y entré con una gran sonrisa.
Mi papá, que es muy valiente, quería entrar en la casa del terror pero yo decidí quedarme bailando con unas niñas al rítmo de la música que saía de unos grandes altavoces.
Había un espectáculo de delfines muy graciosos que saltaban y hacían piruetas.
Subimos en un gran barco que se deslizaba por unas cuestas muy grandes y acabamos empapados y con los dedos muy arrugados.
Papá llamó a mi hermano mayor que había ido con su amigo a los coches de choque.
Una vez juntos, fuimos a un espectáculo de magia muy divertido en el que un perro hablaba con un señor que llevaba un sombrero de copa. Todo era muy divertido!
En lo alto de la carpa había unos trapecistas y justo como yo lo había soñado, se balanceaban en un columpio muy bonito adornado con flores que caían como si estuviesen soñando.
A la salida de la carpa nos esperaba un coche estupendo que mis papás habían alquilado para ir de una atracción a otra.
Giré la cabeza y ví a unas niñas que estaban con un albornóz muy grande mientras lloraban al lado de una tienda. Mamá me explicó que una atracción les había dado miedo.
_Bueno olvidaló. -Me dijo a la oreja mi mamá- Ahora vamos a ver un espectáculo en el que podrás interactuar. Se trata de un espectáculo de himnosis, pero no tengas miedo; es muy divertido.
Más tarde, fuimos a un puesto en el que se tiraban unas bolas contra unos cuadrados de madera y había que derribarlos; papá tiró todos y yo quería que me dieran el perrito brillante que estaba en la estanteria y el feriante me lo dió.
Segimos bailando todos juntos con la niñas que conocí, pero hacía mucho calor, asique nos pusimos cerca de una hélice que daba mucho aire fresquito.
Fuí muy valiente y salté desde un trampolín altísimo que daba a una gran piscina de olas.
Por último, fuimos a ver al señor que tocaba el clarinete; era muy gracioso porque mientras que él tocaba un monito que estaba a su lado bailaba sin parar.
Papá me llamó y me dijo que ya nos teníamos que ir. Yo no quería y me puse a llorar pero me dijo que no me preocupase porque la próxima escursión, sería a la playa, a ver el mar. Me puse muy contenta de pensar en el momento en que ese viaje llegaría y pudiesemos volver a bañarnos.
Llegamos a casa y saqué de mi bolsillo la entrada de la feria que estaba arrugada; lo estiré y lo colgué en el corcho de mi habitación de recuerdo. Hablé con mi madre de todo lo que habíamos visto en el día, dejé mis zapatillas en el armario y me fuí a acostar pensando en lo divertido que había sido el día.
Esa noche soñé con la próxima vez que volviera y con el pastel que mi madre prometió hacerme al día siguiente.
Fué un día divertidísimo pero ya estaba cansada. Me quedé dormida antes de que mamá me arropara y él lunes le conté a mi profesora todo lo que había hecho.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

viernes, 20 de enero de 2012

El Gato con Botas (película)

  El Gato con Botas:
Título: El gato con botas (Puss in Boots en inglés original )
Género: aventuras animada por ordenador
Producción: Dream Works Animation.
Dirección: Chris Miller (quien dirigió Shrek Tercero en 2007)
Productor ejecutivo: Guillermo del Toro.
Doblaje protagonistas: Antonio Banderas y Salma Hayek.
Guión: Tom Wheeler.
Estreno en cines: 27 de Octubre de 2011 en 3 D e IMAx 3 D 
Sinopsis:
La película cuenta la historia de un gato fugitivo de la justicia que comete robos para sobrevivir.
El gato procede de un pueblo llamado San Ricardo. Fue criado en un orfanato donde conoció a una mujer a la que consideraba su madre y a su amigo Humpty Dumpty.
Ambos planean robar unos frijoles mágicos que al ser plantados crecen hasta acceder a un castillo en el cielo donde se encuentra una oca que pone huevos de oro.
Emprenden una carrera delictiva en contra de la opinión de la madre de gato que quiere que lleven una vida honrada .
Un hecho cambia de raíz la amistad entre gato y Humpty Dumpty:
Gato realiza un hecho heróico y el pueblo de San Ricardo le homenajea y le pone como símbolo del valor regalándole unas botas.
Gato decide acabar con su carrera delictiva, renunciando a la búsqueda de los frijoles; Humpty se ve solo y engaña a gato para robar el banco del pueblo.
Al ser perseguidos gato abandona a Humpty y este no se lo perdona.
El gato conoce a kitty patitas suaves y juntos intentan robar los frijoles pero no consiguen.
Juntos van a un hogar de gatos donde se encuentran con Humpty  y deciden robar las frijoles juntos. La planta crece y alcanza el castillo del cielo. No consiguen robar los huevos pero si la cria de la oca.
Gato se da cuenta de que Humpty le había tendido una trampa por no perdonarle por haberlo abandonado.
Mientras huyen por el puente para alejar a la enorme gansa del pueblo, el camino se desmorona y Humpty y la cría penden de una cuerda. Gato no puede sostenerlos a ambos por mucho tiempo y salva a la cria y humpty cae. Dentro de él había un huevo de oro. La gansa se lleva al huevo de oro que salió de dentro de Humpty junto con su cría.
El pueblo de San Ricardo reconoce nuevamente a Gato como su héroe.
Gato se escapa con Kitty al refugio de los gatos y la película finaliza con un  baile y un beso
 Valoración didáctica:
La película está llena de valores que, aunque a veces contradictorios, (la traición frente a la lealtad, el engaño frente a la honradez,...)  siempre sobreviven la confianza, la paciencia, la valentía, el ingenio, el arrepentimiento, amistad,...
 Aparecen todos los valores básicos e imprescindibles en la vida y la moraleja es que aunque podamos equivocarnos, siempre podemos arrepentirnos de nuestros errores y enmendarlos.
 Valoración estética:
La película, que está dirigida a ser proyectada en 3 D, tiene unos planos muy elaborados. Los movimientos de los personajes son muy realistas asi como los paisajes.
¿Para que educan?
La película educa en valores.
En mi opinión es comlicado para los niños poder captar el humor y todos los valores que pretende trasmitir y por tanto sería necesario trabajar con ella en el aula para sacarle todo el partido posible.
Que cosas podemos hacer con esta película?
- Usaría los planos de paisajes para la asignatura de conocimiento del medio.
- El vestuario para analizar las prendas de vestir y con esto los números.( por ejemplo: dos guantes, dos botas, un pantalón,...).
- Hablaría con los niños de que personaje les ha gustado más y por qué, que personajes actuan bien y mal y porqué,...
- Organizaría un teatro basado en el argumento de la película.

martes, 17 de enero de 2012

Cuento: Mi abuelo es un gatito.

Todos los veranos, mi familia y yo, pasamos las vacaciones de verano en la playa. Mi nombre es Daniela y tengo dos hermanas, Lucía y Esther.
Mis abuelos viven en la playa y siempre que vamos aprovechamos para estar con ellos.
Un día fuimos a comer a un chiringuito todos juntos y me sucedió algo increible.
Estando reunidos alrededor de la mesa mi papá empezó a pedir la comida al camarero; mis hermanas jugaban al pilla pilla en la arena y mientras yo miraba la carta de los postres, que es lo que mas me gusta del mundo.
La mesa estaba cubierta por un bonito mantel azul y llena de todo tipo de comida (patatas, sardinas, gambas, jamón, ensalada,...) mmm que rico!
Mamá dijo:
-A comer! y todos nos pusimos manos a la obra.
Mientras comíamos observé a mi abuelo que había escondido la cabeza debajo de la mesa; cuando la levantó...le note algo raro, sus orejas habían desaparecido y ahora se encontraban en la parte de arriba de la cabeza; eran puntiagudas y llenas de pelo.
Se levantó de la mesa y dijo tapándose:
-Voy al baño.
Me quedé con ganas de ver que ocurría y fuí tras él. Asomé la cabeza por la puerta del baño y... ahí estaba! un gato con las gafas y el sombrero de mi abuelito.
Me miró y me dijo:
-Miau Daniela ayudame por favor.
Yo le contesté:
-Abuelito eres un gato.
Me dijo que quería comer, que tenía mucha hambre; cogí tortilla de la mesa y se la di pero... no le gustaba asique decidi coger unas sardinas que se comió con mucho gusto; no dejó ni las raspas y después de lavarse el hociquito me salto encima y...
Me desperté en la cama de casa de mis abuelos, todo había sido un sueño y esta mañana, antes de ir a comer al chiringuito, se lo conté a mi familia y todos nos reímos.
Pedimos sardinas y colorin colorado este cuento se ha acabado.

Importancia de las bibliotecas infantiles y juveniles

Octubre, mes de bibliotecas escolares…

El mes de octubre es el Mes Internacional de la Biblioteca Escolar. Esta declaración fue aprobada por la International Association of School Librarianship (IASL) en enero de 2008, cuando el comité ejecutivo de la IASL aprobó el cambio del Día Internacional de la Biblioteca Escolar (celebrado cada cuarto lunes de octubre) por el Mes Internacional de la Biblioteca Escolar. Su objetivo es llamar la atención sobre la importancia de las bibliotecas escolares en la educación. Este cambio coincide con el décimo aniversario de su celebración por parte de la IASL, y permite a los responsables de las bibliotecas escolares de todo el mundo elegir el día de octubre que mejor se adapte a sus necesidades con el fin de resaltar la importancia de las bibliotecas escolares.
El lema elegido para este año es Bibliotecas Escolares: capacitar a los alumnos para la vida.
Fuente: Marta García (FGSR)
----------------------------------------------------
(El logo es creación del artista plástico Juan Lima)
 
El pasado viernes 7 de octubre de 2011 la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-CTERA) inauguró una biblioteca especializada en literatura infantil y libros para chicos y jóvenes. El evento se realizó en la sede de la biblioteca (Perú 482, Buenos Aires) y participaron el escritor Ricardo Mariño y la narradora Diana Tarnofky.
La Biblioteca abrirá sus puertas a niños, jóvenes, docentes de todos los niveles educativos, estudiantes de profesorados y universitarios, padres, abuelos y todos aquellos adultos interesados en la literatura infantil y juvenil para el préstamo a domicilio de libros y otros materiales, consulta en sala y visitas escolares.
Su objetivo principal es el de ofrecer un espacio para acudir en busca no sólo de material literario de calidad sino también de una adecuada orientación profesional por parte de quienes coordinan las actividades de la biblioteca.

Canción de las vocales

video

De pequeña me enseñaron esta canción para aprender el abecedario en inglés y quiero compartirla con vosotros/as para que os acordeis las que aprendisteis con ella.
Es fundamental aprender las letras para poder leer despues y ya que el inglés es tan necesario veo esta canción muy adecuada.


lunes, 17 de octubre de 2011

Caperucita roja

En un bosque muy lejos de aquí, vivía una alegre y bonita niña a la que todos querían mucho. Para su cumpleaños su mamá le preparó una gran fiesta. Con sus amigos, la niña jugó, bailó, sopló las velitas, comió tarta y caramelos. Y como era buena, recibió un montón de regalos. Pero su abuela tenía una sorpresa: le regaló una capa roja de la que la niña jamás se separó. Todos los días salía vestida con la caperuza. Y desde entonces, todos la llamaban de Caperucita Roja.

Un día su mamá le llamó y le dijo:
- Caperucita, mañana quiero que vayas a visitar a la abuela porque está enferma. Llévale esta cesta con frutas, pasteles, y una botella de vino dulce.
A la mañana siguiente, Caperucita se levantó muy temprano, se puso su capa y se despidió de su mamá que le dijo:
- Hija, ten mucho cuidado. No cruces el bosque ni hables con desconocidos.
Pero Caperucita no hizo caso a su mamá. Y como creía que no había peligros, decidió cruzar el bosque para llegar mas temprano. Siguió feliz por el camino. Cantando y saludando a todos los animalitos que cruzaban su camino. Pero lo que ella no sabía es que escondido detrás de los árboles, se encontraba el lobo que la seguía y observaba.
De repente, el lobo la alcanzó y le dijo:
- ¡Hola Caperucita!
- ¡Hola señor lobo!
- ¿A dónde vas así tan guapa y con tanta prisa?
- Voy a visitar a mi abuela, que está enferma, y a la que llevo frutas, pasteles, y una botella de vino dulce.
- ¿Y dónde vive su abuelita?
- Vive del otro lado del bosque. Y ahora tengo que irme sino no llegaré hoy. Adiós señor lobo.

Caperucita Roja
El lobo salió disparado. Corrió todo lo que pudo hasta llegar a la casa de la abuela. Llamó a la puerta.
- ¿Quién es? Preguntó la abuelita.
Y el lobo, imitando la voz de la niña le dijo:
- Soy yo, Caperucita.
La abuela abrió la puerta y no tuvo tiempo de reaccionar. El lobo entró y se la tragó de un solo bocado. Se puso el gorrito de dormir de la abuela y se metió en la su cama para esperar a Caperucita.

Caperucita, después de recoger algunas flores del campo para la abuela, finalmente llegó a la casa. Llamó a la puerta y una voz le dijo que entrara.
Cuando Caperucita entró y se acercó a la cama notó que la abuela estaba muy cambiada. Y preguntó:
- Abuelita, abuelita, ¡qué ojostan grandes tienes!
Y el lobo, imitando la voz de la abuela, contestó:
- Son para verte mejor.
- Abuelita, ¡qué orejas más grandes tienes!
- Son para oírte mejor.
- Abuelita, ¡qué nariz más grande tienes!
- Son para olerte mejor.
Y ya asustada, siguió preguntando:
- Pero abuelita, ¡qué dientes tan grandes tienes!
- ¡Son para comerte mejor!
Y el lobo saltando sobre caperucita, se la comió también de un bocado.
El lobo, con la tripa totalmente llena acabó durmiéndose en la cama de abuela.

Caperucita y su abuelita empezaron a dar gritos de auxilio desde dentro de la barriga del lobo. Los gritos fueron oídos por un leñador que pasaba por allí y se acercó para ver lo que pasaba. Cuando entró en la casa y percibió todo lo que había sucedido, abrió la barriga del lobo, salvando la vida de Caperucita y de la abuela. Después, llenó piedras a la barriga del lobo y la cosió. Cuando el lobo se despertó sentía mucha sed. Y se fue a un pozo a beber agua. Pero al agacharse la tripa le pesó y el lobo acabó cayendo dentro del pozo del que jamás consiguió salir. Y así, todos pudieron vivir libres de preocupaciones en el bosque. Y Caperucita prometió a su mamá que jamás volvería a desobedecerla.